SENDERISMO

Caminar por la naturaleza además de ser un ejercicio físico beneficioso para nuestra salud, es una actividad que nos proporciona un efecto calmante y regenerativo. La interacción con la naturaleza nos permite la reconexión con lo más esencial de nosotros y sentirnos vinculados con el planeta. Y la relación con otras personas en un entorno bello y reconfortante y en un clima de disfrute y relajación nos lleva a sacar lo mejor de nosotros mismos y descargarnos de lo que nos agobia en la vida cotidiana.

Salidas varios días

Salidas de 3 o más días en diferentes entornos naturales de la península.

Senderismo los jueves

Rutas matinales de distintos niveles de esfuerzo.

Senderismo de montaña

Excursiones y ascensiones fáciles en fin de semana de niveles medio y alto.

Senderismo suave

Rutas de niveles fácil y medio-fácil en fin de semana.

Niveles

VERDE: Rutas asequibles para personas con un estado de forma normal que quieran disfrutar del entorno natural y al tiempo acrecentar su estado de forma. 

Discurren preferentemente por pistas y senderos bien marcados, aunque con posibilidad de bajadas y subidas no muy fuertes y muy excepcionalmente con tramos cortos pedregosos o irregulares.   

Desniveles de hasta 200 mts y/o distancias de hasta 13 kms. Excepcionalmente pueden superarse ligeramente estos topes. Nivel de esfuerzo bajo.




AMARILLO: Excursiones para personas habituadas a caminar largas distancias y por terrenos que pueden ser pedregosos o irregulares. Subidas y bajadas ya de cierta magnitud e intensidad.

Desniveles entre 200 y 600 mts. y/o distancias de hasta 16 kms. Nivel de esfuerzo medio. 

ROJO: Personas con una buena condición física y ya habituadas a caminar por terrenos de montaña. Subidas y bajadas con bastante longitud e intensidad.

Desniveles a partir de 600 mts. y/o hasta 20 kms. Nivel de esfuerzo alto.

Qué traer

De otoño a primavera: mochila pequeña (20-25 l), botas o zapatillas de montaña, camiseta, pantalón largo cómodo de fácil secado, anorak cortavientos (sirve chubasquero), gorra o sombrero, protector solar, prenda de manga larga, gorro, guantes, agua y algo de comer (para la parada en mitad de la ruta).

Muy recomendables: bastones

En verano: mochila pequeña (20-25 l), botas o zapatillas de montaña, camiseta, pantalón corto, anorak cortavientos (sirve chubasquero), gorra o sombrero, protector solar, agua y algo de comer (para la parada en mitad de la ruta).

Muy recomendables: bastones